sábado, 27 de abril de 2019

Objetivo Planeta Mendoza

José Luis García de Paz: "Planeta Mendoza". Aache Ediciones. Colección "Tierra de Guadalajara" nº 109. Guadalajara, 2019. 460 páginas, ilustraciones. ISBN 978-84-17022-83-9. PVP.: 20 €.

Aparece una obra muy esperada, y necesitada, para cuantos se ocupan de saber, recordar, mantener, la historia de Guadalajara y sus gentes a través de los siglos. En el Índice de este libro, con veinte entradas, aparecen temas como los Orígenes de los Mendoza, la Saga de los Infantado, los Éboli y Pastrana, los Mendoza en América, los poetas mendocinos, la heráldica de los Mendoza, los condes de Tendilla y marqueses de Mondéjar, las mujeres Mendoza (tres son, y lo firma María Jesús Casado, tratando de Mencía de Mendoza, María Pacheco y Cristina de Arteaga), los vizcondes de Torija, los marqueses de Cañete, los de Montesclaros, los Mendoza santos, caballeros, espías y manirrotos… 
Termina el libro con un Índice Onomástico monumental, con 500 entradas a lo largo de 16 páginas. Podría resumirse este Planeta Mendoza como "una enciclopedia para llevar en la mano". Y en ella a los Mendoza enteros.

Recuerdo de los Mendoza

Decir Mendoza, en Guadalajara, es abrir la primera página de un gran libro de historia. De una fuente por la que mana un agua abundante, limpia y nutriente. De un espectáculo de espadas, gualdrapas, ceremonias, sonoros palacios y virreyes, de heroínas y beatos, de cardenales y fiestas. Los Mendoza son una saga numerosa, prolija y extendida casi universalmente, que nació en los altos llanos alaveses, y cuajó en la seca tierra de la Alcarria. Expandiendo personas, e intereses, por toda la península ibérica, y aún dejando su huella al otro lado del Océano.
Decir Mendoza, en Guadalajara, es explicar el origen de su mejor palacio, de varios otros monumentos, de iglesias, monasterios y horizontes de fiestas y hazañas. Es recordar a los grandes, los fundadores de un linaje que brilla: el marqués de Santillana, el primer duque del Infantado, el gran Cardenal Pedro González, el adelantado de Cazorla y el primer conde de Tendilla; de los príncipes de Mélito, marqueses de Mondéjar, vizcondes de Torija, señores de Galve, Duques de Pastrana, marqueses de Cañete y de Priego, señores de Almazán, “medinacelis y condestables”, y un largo etcétera. 
En todos y en cada uno de ellos se concretan páginas de la historia de Guadalajara. Por decir algunas, la construcción del palacio que hoy preside la plaza de España en Guadalajara, el palacio ducal, obra del bretón Juan Guas; el empeño de llevar adelante y con rapidez la catedral de Sigüenza, en la que don Pedro González se compromete, con bóvedas, escudos, coros y predicatorios; la erección del palacio renacentista de Jadraque, en lo alto del cerro donde hoy solo sobreviven los muros en forma de castillo; el monasterio de Sopetrán, monumento al abandono y a la dejadez; el palacio de Cogolludo, joya de una gran corona del humanismo renacentista; el monasterio de Lupiana, aupado de los Mendoza capitalinos, y de los Pecha, más el castillo de Beleña, el Ayuntamiento de Tamajón, las ruinas salvadas del San Antonio de Mondéjar o el solemne mausoleo encriptado de San Francisco de Guadalajara.
Pero también es hablar de la participación de sus miembros señeros en acciones de guerra, de paz, y de progreso. Solo tres ejemplos, por si pueden orientar: la batalla de Toro, en 1475, que supone la victoria de la corona de Castilla frente a la de Portugal, en un momento clave de la evolución peninsular; la fundación de la Universidad de México, en 1551, por parte de su primer virrey, el alcarreño Antonio de Mendoza; o el acogimiento que en un momento determinado los Mendoza hacen de la familia de los Cervantes, empleando al padre, ayudando a los hijos, pensando incluso (eran tiempos de duques poderosos) traerse la Universidad cisneriana a la ciudad de Arriaca… algunos datos, muy pocos, pero significativos, de lo que fueron capaces determinados individuos. Más a ello sumar la acción valiente de María Pacheco (una Mendoza de pura cepa) en la revuelta comunera de Toledo, o el continuo ir y venir de Ana de Mendoza, duquesa de Pastrana y princesa de Éboli, en el Madrid filipino del control portugués.

El autor, José Luis García de Paz

Es el autor de este “Planeta Mendoza” el recordado profesor tendillano José Luis García de Paz (1959-2013) que profesionalmente fue doctor en Química y profesor de Química Física en la Universidad Autónoma de Madrid, y que por su origen alcarreño tuvo un gran interés por el conocimiento de todo lo relacionado con la historia y el patrimonio de la Alcarria, y en general de la provincia de Guadalajara, habiendo llegado a escribir y ver publicados diversos libros referentes al Patrimonio Desaparecido de Guadalajara, Castillos y Fortalezas de la provincia, la Guerra de la Independencia en este territorio, la Feria de las Mercaderías de Tendilla y otros temas.
Sin embargo, el campo en el que descolló fue el análisis biográfico del linaje de Mendoza. Inmerso en las genealogías, figuras singulares, aspectos biográficos y patrimoniales de los personajes de esa saga, trabajó sin descanso para organizar un corpus de conocimiento que brindara a los lectores de hoy la visión panorámica, clara y contundente, de este grupo social hispano. Y lo hizo, no solamente investigando sobre fondos bibliográficos serios y amplios, sino entrevistándose con especialistas, tanto españoles como extranjeros, e incluso planeó abrir nuevos caminos al dedicarse de pleno a la investigación sobre los Mendoza en el Archivo General de la Nobleza, para lo que planificó un año sabático completo, -al que tenía derecho por sus 25 años de docencia universitaria- y que comenzaba exactamente en octubre de 2013, justamente en el momento en que concluyó su vida.
Desde 1996, y gracias a las nuevas tecnologías de la información telemática, por sus conocimientos avanzados de informática creó sobre el servidor de la Universidad Autónoma de Madrid un sitio al que denominó, coloquialmente, como “Planeta Mendoza” y en el que fue abriendo páginas en las que de forma breve se exponían biografías y datos sobre los Mendoza más variados. Tuvo un gran seguimiento este núcleo de la red, al que él puso título oficial de “Los Mendoza, poderosos señores” y que se encontraba alojado en www.uam.es/depaz/mendoza/, hasta que, a principios de 2019, las directrices de la Universidad madrileña, por no contar el sitio con un responsable directo, lo cerraron, dejando a todos sus seguidores (era muy consultado por investigadores, estudiosos y lectores esporádicos) sin la posibilidad de acceder a la información que García de Paz había ido acumulando y estructurando.
Su viuda, doña María Jesús Casado, facilitó grabados sobre disco compacto los textos que se habían utilizado para montar el sitio, y ofreció el permiso suficiente para pasar dicha información a formato impreso sobre papel, consiguiendo montar este libro que ahora aparece editado.
Esta idea había surgido ya en vida de José Luis García de Paz, pero él consideraba de verdadera utilidad el hecho de tener viva, con sus enlaces bien trabados, la confluencia de datos abierta en la red. También se habló, poco después de su fallecimiento, de reunir a través de una publicación sobre papel esta información sobre los Mendoza, pero al mantenerse abierta de forma pública no se juzgó procedente. Ahora, al comprobar cómo la Universidad Autónoma de Madrid ha cerrado de forma definitiva esta fuente de conocimiento, es cuando ha surgido, en la editorial Aache de Guadalajara, dedicada en cuerpo y alma al estudio, divulgación y publicación de temas relacionados con la cultura provincial, la idea de poner sobre papel impreso este gran “Planeta Mendoza” que viene a ser, no sólo un merecido homenaje a la figura del estudioso José Luis García de Paz, sino una herramienta viva, concreta y eficaz para tener información rápida y veraz sobre los Mendoza, ese linaje humano que tantas páginas de la historia de Guadalajara, de Castilla y de España escribió durante los pasados siglos.

viernes, 26 de abril de 2019

De viaje hacia Santiago, por la costa atlántica


Jesús Ángel Yela Gómez: “De Oporto a Santiago. Por el Camino Portugués de la Costa. Tras las reliquias del Obispo Prisciliano”. Aache Ediciones. Colección “Viajero a Pie” nº 13. Guadalajara, 2019. 366 páginas. Numerosas ilustraciones. ISBN: 978-84-17022-85-3. PVP.: 15 €.
De cara al próximo verano, en el que los ruteros y peregrinos jacobeos se lanzan a los caminos que llevan a Santiago, aparece este libro que es “obra prima” de su autor. Y que no puede empezar (libro, y camino) con mejor pie del que lo hace. Un camino largo, como es el de la costa atlántica, por Portugal y Galicia, desde la cosmopolita Oporto a la santidad de Santiago, y un camino cuajado de sorpresas, en el que Yela pormenoriza cada paso, cada detalle, cada edificio y cada paisaje.
La fórmula literaria es sencilla, antigua y efectiva: narra el autor su paso por ciudades y pueblos, y va describiendo con claridad lo que ve, señalando con quien habla, incluso reproduciendo sus diálogos, de tal modo que el libro no solo es narrativo, sino vivencial. Al llegar a cada albergue fin de ruta, el autor/viajero se entretiene en leer fragmentos sucesivos del libro que le va a servir de guía y búsqueda, un relato histórico sobre el Obispo Prisciliano, que busca saber los orígenes de este santo emérito, y la posibilidad de que fueran sus restos los que se encontraran en el sepulcro pétreo del Campo de la Estrella.
Esa guía de antiguos pergaminos, y el rastro por senderos, viñedos altos y pueblos grises, es la que sigue Yela en este libro. Cuajado de amistades, de descubrimientos, de sufrimientos a veces, y de alegrías. Como todo libro viajero, entretiene al lector y le anima a emprender el viaje (que puede ser el mejor de su vida, porque todos son así, prometedores).
Del autor, solo debemos aquí resumir que es profesor (ya jubilado) de Enseñanza Primaria, habiendo dedicado muchas décadas de su vida a formar a los más pequeños en el descubrimiento del mundo, de la naturaleza y d ela música. En ese sentido didáctico está escrito el libro. Y condimentado con la bondad y el buen hacer de este permanente lector y amigo.

jueves, 28 de marzo de 2019

La gran Historia de Guadalaxara

Alonso Núñez de Castro
Edición facsímil de la original de 1653.
Aache Ediciones
Guadalajara, 2003
440 páginas en tamaño de 22 x 30,5 cms.
Dos tintas (rojo y negro)
Encuadernación en tapa dura forrada de terciopelo burdeos con marca en seco del escudo de la ciudad.
ISBN: 84-96236-03-X
PVP.: 50 Euros.

Quizás los facsímiles sean más un objeto de lujo y coleccionismo, que de documento histórico. Pero también lo son, y por lo tanto, cualquier libro que reproduzca facsimilarmente otro antiguo, es doblemente valioso: porque sirve para acometer el estudio en profundidad de ese libro, y porque sirve de adorno y elemento de prestigio.
En Guadalajara no se han hecho demasiados facsímiles. Aache Ediciones, que lleva más de 30 años a la cabeza de las iniciativas editoriales alcarreñas, ha puesto varios en las librerías. Fue el primero la “Crónica de la provincia de Guadalajara” de José María Escudero de la Peña, una obra de 1569 en su formato original. También la “Antigüedad del Noble y Muy Leal Señorío de Molina”, de Diego Sánchez Portocarrero, en gran formato de la edición de 1641, y algunos otros.
Pero fue sin duda la edición facsímil, en su tamaño de gran holandesa, y en encuadernación de lujo con tapa dura forrada de terciopelo burdeos y estampación en seco del escudo de la ciudad, de la “Historia Eclesiástica ySeglar de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Guadalaxara”, escrita y publicada en 1653 por Alonso Núñez de Castro, Cronista Real, lo que marcó la cúspide de su actividad editora.
En este libro se ilustra al lector con un estudio previo, muy amplio, que corre a cargo del cronista provincial Herrera Casado, sobre el autor y la obra. Se analiza cómo Núñez de Castro utiliza materiales previos aportados por otros autores, historiadores originales de Guadalajara, como Hernando Pecha y Francisco de Torres, copiándolos discretamente, pero en todo caso aportando a su historia un tono muy profesional, aun dentro de la corriente de falsos cronicones y aventuradas hipótesis sobre incierto orígenes que todos practicaban.
Para cualquier que guste de leer esas anticuallas, y verlas en su letra original, en su tamaño y estética pretérita, este libro es un lujo y una oportunidad de adentrarse en la historia guadalajareña. Se habla aquí de los inicios romanos y fenicios de nuestra ciudad, orígenes inventados y fabulosos. Y aún muy de oídas trae los temas medievales. Sin embargo, los datos que aporta a partir del siglo XV son absolutamente fidedignos, y en algunos casos muestra elementos puntuales sabrosos y anecdóticos recogidos de primera mano: los hospitales, las iglesias, las cofradías, las fiestas, los tipos famosos en el siglo XVII, etc. Es un gran retablo de nuestra ciudad, en tiempos pasados, enmarcado por un espectacular aparato editorial que no defrauda.

jueves, 31 de enero de 2019

Microhistorias de la Alcarria


Angel Montero Sánchez: “Historia de la Real Sociedad Geográfica de la Villa de Pareja”. Aache Ediciones. Colección “Tierra de Guadalajara” nº 104. Guadalajara, 2018. 92 páginas, ilustraciones. ISBN: 978-84-17022-66-2. PVP.: 9 €.

Siempre sorprende encontrar, en pequeños pueblos de la Alcarria, historias sorprendentes de ánimo, de valor y entrega, durante los siglos pasados, y a cargo de gentes que fundidas con el terreno poco más que trabajar la tierra tenían en sus manos. Sin embargo, ahora nos llega la sorpresa de que en la villa alcarreña de Pareja, en la orilla izquierda del Tajo, en terreno que fue tradicionalmente del obispado de Cuenca, una historia emocionante y prolija, la de la creación, desarrollo, funcionamiento, y muerte, de una “Real Sociedad de Agricultura”, que fue una institución nacida, o pensada, al calor de las ideas ilustradas de la monarquía borbónica, y que en muchos lugares cuajó en forma de Sociedades Económicas de Amigos del País, algunas de las cuales todavía se mantienen vivas, y que, en todo caso, supusieron notables impulsos industriales e intelectuales para ciudades grandes, como Barcelona, Madrid, Bilbao, etc.

En este libro de 92 páginas, ilustrado con imágenes de Pareja, de los documentos fundacionales, de estampas antiguas y con abundancia de apéndices documentales y reproducción íntegra de los Estatutos de la Sociedad, se trae al conocimiento actual esa pequeña epopeya, en la que laboraron ilustres vecinos de aquel pueblecillo: entre ellos los Benito, los Hermosilla, los Tenajas, los Merchante, los Franco, y otros muchos. De cada uno de ellos figura la breve biografía, los cargos, las andanzas y los proyectos. De uno de ellos, concretamente de don Julián Hermosilla Benito, llegamos a saber por este libro que fue uno de los creadores de la Real Academia de la Historia, en Madrid, donde también tenía casa.

Además del Prólogo, que firma Herrera Casado, y en el nos da una pincelada introductoria de las Sociedades Económicas de Amigos del País, la obra de Montero Sánchez tiene el valor añadido del estudio de un documento fundamental, las Ordenanzas de esta Sociedad de Agricultura, a través de las cuales se ve con claridad el estado social, económico y cultural de la población de Pareja en el siglo XVIII: sus principales vecinos, sus ocupaciones, sus anhelos, y en definitiva la vida palpitante de una villa del Antiguo Régimen.

El autor de este librito es un veterano profesor curtido en muchas batallas culturales. Entre otras, por ejemplo, la restauración completa del gran palacio de los Tenajas-Franco que preside la plaza mayor de Pareja. Y su docencia por tierras americanas durante muchos años. En esta editorial y en la misma colección publicó hace un par de años el estudio de Pareja como sede de los Sínodos de los obispos de Cuenca. Lo fundamental es que esta obra está escrita con brevedad, con claridad, y destilando evocaciones y emoción. No está de más calificarla como descubrimiento precioso.

A.H.B.