martes, 25 de junio de 2019

Vida y obra de fray José de Sigüenza


Antonio Nicolás Ochaíta: “Vida y Obra de Fray José de Sigüenza”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2019. 418 páginas en tamaño 17 x 24 cms. ISBN 978-84-17022-91-4. PVP.: 30 €. En Amazón se consigue en dos días: https://www.amazon.es/gp/offer-listing/8417022910

Se ha hecho esperar, pero al fin ha llegado. Una obra completa sobre la figura de un seguntino ilustre, José de Espinosa, a quien la memoria colectiva le guarda su nombre de religioso como fray José de Sigüenza, y los tratados de literatura le ponen en los primeros renglones de los autores máximos del Siglo de Oro español.
De los libros de fray José ha quedado memoria en los anales de la historia literaria, porque sus tratados históricos sobre la Orden de San Jerónimo (española y universal, durante siglos) y sobre la construcción y decoración del monasterio de El Escorial, se consideran modelos de elegancia, de sensatez, de minuciosidad y buen decir. A ello, debe añadirse un buen número de obras menores, las unas de historia, las otras de espiritualidad, algunas de poesía y varios discursos. El análisis de esta obra ha sido hecho, en primer lugar, por quien fuera Cronista Provincial de Guadalajara en el siglo XIX, don Juan Catalina García López, y después por todos los antólogos del buen decir castellano. En este libro que ahora nos llega a las manos, el núcleo está constituido por el análisis de esa obra, de la que aparecen fragmentos seleccionados, bien comentados, y dispuestos en orden de fácil comprensión. Pero es paso previo a ello el análisis biográfico, la enjundia vital del personaje, del que hoy se sabe que fue nacido en Sigüenza (de una pareja un tanto marginal, aunque dedicada al cuidado de su hijo, que creció feliz, jugando y estudiando, en la Ciudad del Doncel). Las fechas de fray José son 1544 para el nacimiento, y 1606 para la muerte, que le sobrevino en El Escorial. Entre medias, viajes por Castilla, estancias en Segovia (el Parral, donde profesa), Madrid, y El Escorial, donde alcanza a ser prior, y mentor máximo, amigo entrañable del rey Felipe II, estrella de todos los firmamentos de por entonces. Con motivo del 475 aniversario de su nacimiento, se ha puesto en órbita este libro.
Solo con echar un vistazo al Índice, el lector colige muy pronto de qué va la obra. Es investigadora, porque algún dato nuevo aporta sobre el personaje, pero sobre todo es analista, y divulgadora. Tras un prólogo del autor, y otro de Antonio Herrera Casado, Cronista provincial de Guadalajara, Nicolás Ochaíta centra al lector en el lugar y en la época: la ciudad de Sigüenza, la mitad del siglo XVI, con el Renacimiento vivo todavía. Y tras ofrecer la clave de los documentos que le sirven de apoyo, el autor entra al análisis meticuloso de la vida del personajes, del proceso inquisitorial que sufre, de las amistades que tiene, y de su personalidad. Para seguir luego, en extenso, y al detalle (con jugo y sabores diversos) con el análisis de su obra, de toda ella: de la impresa, y muy conocida, y de la que quedó manuscrita, difícil de acceder a ella, pero muy interesante. Entre otras aportacones de Antonio Nicolás, destacaría el capítulo en que le considerar “crítico de arte”: sin duda fue el introductor de la gran pintura europea en España, entre otras figuras la de El Bosco, que llega a la corte filipina, para hoy integrar el mejor conjunto de sus obras en El Prado de Madrid.
Recoge el autor las valoraciones que sobre fray José han expresado otros investigadores. De todos ellos se aprende algo nuevo, algún nuevo punto de vista. Y por supuesto hay un capítulo final, que por inesperado, e interesante, suma puntos a la obra. Es el titulado “Curiosidades y algún escrito de Fray José de Sigüenza”. Una obra que llena un verano (con su lectura) y una vida (la de Antonio Nicolás) con su escritura. Un éxito pleno, en el que algo pueden presumir los maquetadores de la editorial Aache, esa empresa editorial cuya labor cultural en Guadalajara sobrepasa ya cualquier dimensión laudatoria. El libro tiene una presencia solemne, hermosa, está ampliamente ilustrado, con muchas imágenes en color, y otras en tonos de grises. Tiene abundante bibliografía, índices, notas, y sobre todo, un resplandor interior que a quien lo lea, completo (se puede leer también a fragmentos, por supuesto, entendiendo el conjunto sin problemas) le va dejar deslumbrado durante una temporada.
Sabemos que va a presentarse en una jornada académica, en Sigüenza, en el transcurso de las Jornadas de Estudios Seguntinos, este año de 2019, y será el autor quien explique el sentido, y los alcances, de su obra. Desde aquí, -porquela hemos visto y leído ya- podemos decir que son grandes, ambiciosos, llenos de sentido y cuajados de información. Lo que en su conjunto nos hace seguir siendo entusiastas de los [buenos] libros de historia, que nos desvelan con verdad el pasado.

viernes, 21 de junio de 2019

Despoblados de Guadalajara


José Antonio Ranz Yubero; María Jesús Remartínez Maestro; José Ramón López de los Mozos Jiménez: "Despoblados de la provincia de Guadalajara". Aache Ediciones. Colección "Tierra de Guadalajara" nº 110. Guadalajara, 2019. 372 páginas, ilustraciones en B/N, índices.
Podríamos denominar a este libro la "Enciclopedia de los Despoblados", pues de la gran desolación, del absoluto abandono, y de tamaña pérdida de memoria, tratan estos tres amigos autores. José Ramón López de los Mozos, por desgracia, ya fallecido, pero los otros dos, sabios de viajes, de lecturas y análisis toponímicos, nos dan listas, nos enseñan fotos, nos entregan claves para saber más de esos lugares. La obra es un monumento a nuestros ancestros, a los que pasaron sin hacer ruido y sin dejar memoria escrita, pero latientes y seguros, como el latido de un corazón, que sería eterno si no nos empeñásemos en cargárnoslo.
Esta obra, "Despoblados de la provincia de Guadalajara", que estos días aparece  ­–ya en segunda edición, pero con un repertorio gráfico muy ampliado, y muchos despoblados nuevos añadidos– nos viene a dar la referencia precisa y minuciosa de todos y cada uno de los despoblados que existen en Guadalajara. A la vista, o en el recuerdo. Con piedras en la mano, o con solo los datos de su nombre y significado.
Ha sido escrito por José Antonio Ranz Yubero y María Jesús Remartínez Maestro, habiendo colaborado muy ampliamente con ellos el ya fallecido investigador José Ramón López de los Mozos. Bajo el título de “Despoblados de la provincia de Guadalajara” fue editado hace diez años por la extinta Caja de Ahorros de Guadalajara, que pocos meses después desapareció, y la edición casi entera se perdió. Por lo que muy poca gente pudo disfrutar de esta obra magna.




Se acompaña el texto, que abarca casi 400 páginas, de abundantes imágenes de despoblados (espadañas, muros, poblados en ruinas, fuentes…) y se completa con dos amplios índices (de poblaciones donde radican, y de despoblados propiamente dichos) y un enorme mapa a color, en el que pueden localizarse con bastante detalle los lugares referidos.
El libro ha sido editado este verano por la editorial alcarreña Aache, a cuyo cargo corren descubrimientos y recuperaciones como esta. Su ISBN el 978-84-17022-89-1 y su precio al público es de 20 Euros el ejemplar.

martes, 11 de junio de 2019

Selas, un pueblo entre fronteras


Félix Martínez Sanz: “Selas. Un pueblo entre fronteras”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2019. 2ª edición, corregida y aumentada. Colección “De Castilla pueblos” nº 6. 214 páginas, numerosas ilustraciones. Tamaño 17 x 24 cms. ISBN: 978-84-17022-90-7. PVP.: 15 €.
Debido al éxito alcanzado por este libro, en una primera edición, el autor se ha animado a sacar una segunda edición, que ha aprovechado para que sea corregida y aumentada sobre la primera. Un libro de agradable tacto y fácil consulta, viene a ser la expresión de un saber antiguo y honrado, de una forma noble y efectiva de comunicar. La historia de un pequeño pueblo de Castilla (del Señorío de Molina, más concretamente), la descripción de su patrimonio, el repaso a sus costumbres, el análisis de sus personajes, y mucho más contenido en estas páginas de tono ahuesado y amable abecedario, que se deja leer sin problemas y sin sorpresas.
El autor, Félix Martínez Sanz, curtido en mil tareas (desde la que cuando pequeño ejerció de agricultor y ganadero en su pueblo, hasta las altas fronteras de las Leyes y el Derecho) dedica su tiempo al cuidado del pueblo, la familia y los amigos. Y de tantos años y veteranías, como en destilación obligada y fácil, sale este libro que es paradigma de la literatura local, pero de la buena, de la que se entiende, de la que está basada en documentos, en tradiciones, en caminatas vividas.
A Selas se le incluye en el Señorío de Molina, porque en todas las secuencias históricas de ese territorio hispano ha estado siempre palpitante. La secuencia cronológica de sus señores, de sus vicisitudes entre las coronas de Castilla y Aragón, y el progresivo declive de la tierra en torno en este nuevo siglo urbanita y ruralófobo, nos ofrece una cabal historia del pueblo. Habla también de la orografía, de los ríos, de la fauna, de los árboles, y de los personajes. Toponimia y documentos se entrelazan. El lenguaje es siempre claro, y las ideas fluyen entre sabinares y viejos monasterios hundidos.
El patrimonio se centra en la iglesia y las ermitas. Más la torre del reloj, comunal emblema. De todas ellas nos cuenta historias y nos pone fotografías. Y al final se encienden las lucecitas del folclore, y Félix Martínez hace un contundente y tierno relato de las “Candelas” y las “Hoguerillas”, entrañables secuencias en que se unen los corazones de todos los habitantes y descendientes. Selas puede seguir presumiendo de libro y de autor (como ya lo hiciera cuando apareció en primera edición). Pero esta vez, estamos seguros, va a llegar más lejos, va a escuchar mayores aplausos y va a dejar que la silueta de su torre señorial se expanda por los horizontes que la rodean, y aún más allá…

martes, 28 de mayo de 2019

Lazarillo de Henares

Juan Pablo Mañueco: “Lazarillo deHenares o El sol del mediodía”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2019. 246 páginas.
En la línea que desde hace un par de años sigue Mañueco, de hacer viajar por la Mancha y la Campiña del Henares a un grupo de figuras (reales unas, inventadas otras) compuesto por Miguel de Cervantes, el hidalgo Alonso Quijano, y el cura Pedro Pérez, suma en esta ocasión un nuevo personaje, que es un tal Lazarillo al que todos apodan “de Henares” por andar culebreando en sus orillas, y quedan charlando y analizando tiempos pasados, y presentes, ante las terrera sobre las que asienta la vieja ciudad de Guadalajara.
Entre versos, rimas, prosas y diálogos ingeniosos, va transcurriendo esta novela en la que se critican (al modo clásico) cosas de hoy con parámetros de ayer. “Al buen entendedor…” lo que le hace falta es leer. Con este libro se pone uno al día. Y al tiempo disfruta de sonoros versos, de ingeniosos razonamientos, de dialécticas peleas y de encuentros con personajes de hoy mismo, escondidos entre nombres impostados y manteos falsos. Divertida es, la obra de Mañueco, y suculento el repaso que hace al ayer que late en el hoy que vivimos.




La obra se completa con una especie de guía, concisa pero completa, de los conventos que tuvo esta ciudad de Guadalajara, que bien pudo llamarse, a mediados del siglo XVIII, “conventual urbe”. Con sabia mano se va trazando, a lo largo de 40 páginas, ilustradas con fotografías, las referencias de una quincena de instituciones sacras (conventos y monasterios, más una fundación, al última, dedicada por las Adoratrices a cuidado de desvalidos y ahora a la enseñanza). Aunque solo fuera a ser usado este libro como guía turística, –con relación a los conventos y sus edificios expuestos– ya merece la pena leérselo. Pero es que añde muchas más cosas… un libro redondo, este último de Mañueco, y una experiencia literaria única y reconfortante, su lectura.