domingo, 20 de noviembre de 2016

La catedral de Sigüenza

Herrera Casado, Antonio: ”La catedral de Sigüenza”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2016. Colección “Tierra de Guadalajara” nº 101. 144 páginas, 200 ilustraciones, con planos, fotografías y dibujos. Prólogo de Jesús de las Heras Muela. Dibujos de Isidre Monés Pons. Fotografías de Antonio López Negredo. ISBN 978-84-15537-99-1. P.V.P.: 12 €.

Aunque existen ya varios libros y estudios sobre la Catedral de Sigüenza, algunos clásicos, y otros recientes, con documentación exhaustiva, y con carga gráfica preciosa, la editorial Aache se atreve a proponer este libro sobre el mismo tema, con una serie de aportes que consideramos novedosos. Y manteniendo su línea divulgativa intacta.

Lo primero que cabe destacar de este libro es su claridad y sencillez, de tal modo que en él aparece reflejado todo cuanto debe saberse sobre el edificio y el contenido de la catedral, y sobre los personajes que fueron sus protagonistas, sin que falte nada sustancial en él, ni tampoco sobre. El autor, Antonio Herrera Casado, Cronista Provincial de Guadalajara y con casi un centenar de obras en su haber, demuestra aquí, una vez más, su profundo conocimiento del tema, y su capacidad divulgativa máxima.

La Catedral de Sigüenza, una guía para conocerla y visitarla

La Catedral de Sigüenza, una guía para conocerla y visitarla



Al texto que ofrece la historia de la construcción, la descripción de su aspecto externo, y el relato minucioso y ordenado de su interior, se le suman en este libro una docena de intervenciones monográficas sobre aspectos muy puntuales y muy poco conocidos o valorados de la catedral. Entre ellos el análisis de algunas capillas, como la de la Anunciación y la de la Concepción, o la colección de tapices barrocos, ahora restaurados, incluyendo sendos estudios breves pero muy novedosos sobre la presencia de Hércules en el altar de Santa Librada, la del dios Apolo en el coro, o la de los guerreros y sibilas de la Antigüedad en la sacristía de las cabezas. Todo ello sumando puntos a la valoración del edificio como un monumento al humanismo renacentista, parejo a los símbolos cristianos y al mensaje de espiritualidad y rito que emana de muchos otros ámbitos, capillas y enterramientos.

La Catedral de Sigüenza, una guía para conocerla y visitarla


Aunque es difícil añadir algo nuevo sobre el tema, este libro aporta una visión sobre el Doncel que se centra en ese valor humanístico que tiene la estatua, y la capilla en que se contiene, como suma de simbolismos a caballo entre la Edad Media y el Renacimiento.
En todo caso, y además del texto sencillo y clarificador, que sirve de acompañante al viajero que desea conocer, de principio a fin, este templo catedralicio, el libro suma otros valores, especialmente gráficos, entre los que se incluyen un buen número de dibujos antiguos (rescatados de la obra de Prentice a principios del siglo XX), dibujos magistrales de Monés Pons, y muchos escudos y sepulcros analizados con claridad por el estilógrafo de Herrera. Todavía nos brinda una extraordinaria colección de fotografías, muchas de ellas salidas de la cámara atrevida de López Negredo, y otras de mínimos detalles apenas apreciados hasta ahora. Un plano final permite al lector situar cada elemento descrito en el contexto del entramado catedralicio.

La Catedral de Sigüenza, una guía para conocerla y visitarla

La Catedral de Sigüenza, una guía para conocerla y visitarla


Es esta Guía de la catedral de Sigüenza un elemento imprescindible para quien hasta la ciudad de los obispos, y quiere aprender más de su historia, de sus personajes claves, de cuanto aconteció en los pasados siglos, plasmado sobre la piedra de este magno edificio.Quizás lo más interesante -aparte de la descripción equilibrada de sus elementos esenciales- sean los doce trabajos monográficos que añade Herrera Casado acerca de temas tan poco conocidos hasta ahora como la heráldica catedralicia, la actuación de Alonso de Covarrubias en la catedral, la presencia de alusiones a dioses paganos (Apolo en el coro) o héroes mitológicos (Hércules en el altar de Santa Librada) más la presencia nutrida de sibilas, profetas y figuras de la Antigüedad clásica en la Sacristía de las Cabezas.

jueves, 13 de octubre de 2016

Pareja, villa sinodal

Montero Sánchez, Angel: “Pareja. Villa de los sínodos diocesanos de Cuenca”. Aache Ediciones. Guadalajara 2016. Colección “Tierra de Guadalajara” nº 97. 144 páginas, ilustraciones a color. ISBN 978-84-92886-91-3. P.V.P.: 12,- €.

Todos cuantos hemos vivido en pueblos, en pequeños lugares de la Alcarria, hemos pensado a veces que en ese lugar en que transitamos no han pasado más cosas que las que recordamos. Que todo ha sido un visto y no visto, un acontecer paulatino y sencillo desde que llegamos al lugar hasta hoy mismo.
Sin embargo, -y para eso están los historiadores- la secuencia de hechos en un lugar cualquiera, también en Pareja, por supuesto, es larga y densa, cuajada de remotos problemas y de alegrías sucesivas.
Esta es la tarea que se ha propuesto el autor de este libro, quien ha querido detenerse, con parsimonia y celo, con sabiduría y riesgo, a buscar la memoria de antiguos siglos, de sucesos palpitantes…
Angel Montero Sánchez, historiador y analista de los pretéritos fastos de nuestra tierra, ha encontrado en archivos y viejos libros la huella que antiguos personajes dejaron en Pareja. Ese hallazgo, ordenado y metódicamente dispuesto, ha dado lugar a una historia nueva, hasta ahora desconocida, de la villa de Pareja, desde una perspectiva hasta ahora ignorada. Apareciendo en ella personajes de alta alcurnia, reuniones de elevado nivel, y decisiones que cambiaron la forma de vida de muchas gentes.
Hace ya algún tiempo el autor de este interesante estudio se ofreció a divulgar su investigación, para que en forma de libro cuajara para un mejor conocimiento de la historia de Pareja, demostrando la importancia que tuvo en siglos pasados, cuando repetidas veces fue sede de los sínodos diocesanos de Cuenca, diócesis a la que perteneció, y que siempre consideró a esta villa como enclave estratégico cultural y socialmente.
El libro consta de una amplia introducción, que corre a cargo de Antonio Herrera Casado, acerca de la historia y el patrimonio de Pareja, apareciendo después en orden cronológico la referencia a los nada menos que 23 sínodos que la Diócesis de Cuenca con sus obispos a la cabeza celebraron en Pareja entre los siglos XIV al XX, con gráficos que representan los libros de actas, personajes que acudieron y decisiones que se tomaron.

Después de leer esta relación de gentes y de hechos que afectan a Pareja, villa monumental y siempre vigilante sobre el valle del Tajo,  todavía asombrado al comprobar los notables concilios aquí habidos, felicitamos al autor del estudio y le animamos a seguir en la investigación de estos temas relativos a la villa de Pareja, en el corazón de la Alcarria.

Heráldica molinesa

Herrera Casado, Antonio: "Heráldica Molinesa". Colección "Tierra de Guadalajara" nº 99. 112 páginas. Hacia 1985 inició el autor de este libro, el cronista provincial de Guadalajara Antonio Herrera Casado, la serie de estudios que se fueron reuniendo en torno al título común de Archivo Heráldico de Guadalajara, y que, en sucesivos volúmenes, fueron entregando los datos históricos y gráficos precisos para que el más amplio número posible de lectores y estudiosos tuvieran fácilmente accesible lo que podría denominarse como Catálogo de los Escudos de Armas de Guadalajara.
De aquel impulso se consiguió interesar a muchos por esta ciencia auxiliar de la Historia, -la heráldica-, y poco a poco fueron añadiéndose imágenes y descripciones a lo que debería denominarse su fondo o archivo general.
La tercera de aquellas entregas fue esta “Heráldica molinesa” que prontó agotó su edición, y que ha sido demandada luego por muchos. En ella se inicia el estudio de una de las comarcas en que con mayor profusión se encuentran los escudos repartidos por casonas, por templos y por infinidad de elementos.
El Señorío de Molina es una comarca de muy peculiares características históricas y geográficas.
Surgido como espacio independiente de Castilla y Aragón a raíz de la reconquista y repoblación de las sierras celtibéricas, en esta alta paramera fueron naciendo pueblos, en número perfectamente reglamentado (veinte por sesma, seis sesmas en total) y poblándose con gentes venidas del norte, especialmente de las zonas vascas y navarras. Numerosos hidalgos, exentos de obligaciones fiscales y propietarios de blasones familiares, se instalaron en sus pequeños pueblos, alzando casonas patriarcales en cuyas portadas pusieron los escudos de sus ancestros.

De la abundancia de escudos de armas yemblemas heráldicos que existen en el Señorío de Molina surge la idea de hacer este libro que aborda, de un lado, la evolución del escudo de armas de la ciudad de Molina de Aragón y del Señorío de Molina. Y de otra, la revisión de los escudos de armas de sus señores primitivos, los condes de Lara, de los que han quedado sellos de plomo y recuerdos literarios de sus emblemas. Anotando por fin, con una sistemática ya probada de fichas e imágenes, los escudos de armas actualmente existentes en la ciudad de Molina de Aragón y aún añadiendo algunos otros muy notables existentes a lo largo y ancho del Señorío.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Marcas de cantero en Monsalud

G. Rosa & M. J. Sousa: “Monasterio e iglesia de Santa María de Monsalud. Marcas de cantero y gliptografía”. Aache Ediciones. Edición digital en PDF sobre soporte de DVD y guardado en estuche con carátula. 75 páginas. Todo color.

Inicia Aache una colección nueva de publicaciones que proponen Rosa y Sousa para mostrar su ingente trabajo de años de esfuerzo y dedicación. Se trata, nada menos, que del catálogo completo, del análisis exhaustivo y de la interpretación científica de todas las “marcas de cantero” que existen en los edificios de la provincia de Guadalajara. En monasterios medievales, en palacios como el del Infantado, en templos vivos y en ruinas abandonadas, miles de símbolos están expresando con su mudo mensaje la vida de hace cientos de años.
Pero hace falta copiarlos, fotografiarlos, clasificarlos y explicarlos. Y esto es lo que hacen Gerardo Rosa y M.J. Sousa, y lo hacen con una contundencia germánica, con una meticulosidad que se nos hace muy rara por estos lares: listados y protocolos con el símbolo, la descripción, las medidas, la datación, el significado… lo tienen hecho todo, estudio e interpretación, de los monumentos provinciales. Pero tamaña obra, de más de 2.000 páginas gráficas, era imposible sacar adelante en edición pública si no es así, en formato digital, y en pequeñas dosis, en publicaciones monográficas.
Esta primera entrega se refiere a las marcas de cantería y signos gliptográficos que pueden verse en el monumento que con mayor densidad los presenta: el monasterio de Monsalud, en la Alcarria. En su iglesia, claustro, dependencias, etc. Una obra ingente, entretenida y desveladora. Que merece la pena que esté en la biblioteca de todos los buenos bibliófilos alcarreñistas.


A.H.B.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Guadalajara abierta de par en par


Equipo Paraninfo: “Guadalajara, ciudad abierta”. Ediciones Aache. Guadalajara, 2016. 4º edición. Colección “Tierra de Guadalajara” nº 50. 128 páginas. Ilustraciones en color. Planos.

Es esta una guía típica de ciudad grande, con la presentación siempre cuidada que Aache le da a todos sus libros, y la estructura clásica de los libros de esta colección, que presentan en primer lugar la historia de la ciudad, lo cual se hace a lo largo de 22 páginas, con lo que se puede suponer que es un resumen comprimido, pero en el que no se olvida ninguna de las claves para conocer Guadalajara.
Lo fundamental del libro está dedicado a la descripción y visita de los monumentos de la ciudad, de los que se consideran una treintena de edificios, desde el clásico palacio de los duques del Infantado, a los pequeños palacios, arquitectura civil, paseos y rincones urbanos que le dan un sabor de ciudad castellana, en la que con paciencia se pueden encontrar interesantes muestras del pasado, a pesar de haber sufrido tantos expolios, tantas destrucciones y tanto abandono por parte de la municipalidad, durante siglos.
En este capítulo de los monumentos, que será el más consultado por el lector del libro, vienen la historia, la descripición y los detalles a admirar de cada uno de estos 30 edificios. Con muchas fotografías, algunos planos, indicaciones para la visita, etc. En esto radica la importancia y utilidad de este libro, que ha conocido varias reediciones.
Al final ofrece un vistazo por las fiestas de la ciudad, desde sus Ferias de Otoño a los encierros de toros, la festividad de la patrona, y los carnavales y botargas, con elementos curiosos y muchas imágenes.
“Las Cercanías” es otro breve capítulo en el que los jóvenes autores nos dicen aquellos pueblos del entorno guadalajareño a los que llegar en un cuarto de hora y admirar sus elementos imprescindibles, especialmente en Lupiana y su monasterio jerónimo, o en Horche con sus bodegas y Pioz con su gran castillo mendocino. Una última sección, obligada y útil, de “Guía de urgencia” orienta al visitante acerca de los hoteles, restaurantes, transportes y centros públicos a los que puede recurrir en su viaje.