jueves, 5 de octubre de 2017

Marcas de cantero en la Alcarria

Rosa, G. y Sousa, M.J.: “Catálogo de signos lapidarios y gliptografía: Volumen III, la Alcarria”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2017. 570 páginas, ilustraciones a color. Formato PDF grabado sobre DVD incluido en estuche con carátula. ISBN: 978-84-17022-34-1 – PVP: 10 €.

Es esta publicación la tercera entrega que hacen los autores de su monumental estudio en torno a las marcas de cantería y signos lapidarios en la arquitectura histórica de la provincia de Guadalajara.
Ahora dedican su atención a los edificios antiguos de la comarca de la Alcarria, especialmente a sus iglesias, palacios, puentes y murallas. Un total de 570 páginas están dedicadas al catálogo y análisis meticulosos de todas y cada una de las marcas que encuentran, en muchos lugares, pero especialmente abundantes en templos como los de Alcocer, Millana o el monasterio de Santa María de Monsalud. Y luego son especialmente interesantes los que aparecen en edificios civiles como en Guadalajara el palacio del Infantado, el puente de Carrasalinera, el torreón del Alamín, etc.
El texto se ofrece en formato electrónico PDF, perfectamente legible en cualquier medio electrónico (ordenador, tableta, teléfono móvil, etc.) y va sobre un soporte físico de DVD incluido en una caja plástica con su carátula. Esto permite ofrecer una muy voluminosa publicación con sus ilustraciones, a cientos, a todo color. De ellas son lo más interesante los planos y la localización y dibujo de las marcas de cantero.
Los autores no interpretan, sino que catalogan y exponen. Dan opción a que el lector e investigador se dirija a los lugares estudiados, y allí fotografíe o analice in situ las marcas respectivas. Como ya ocurrió en los dos volúmenes anteriores, la publicación cuenta con un prólogo de Herrera Casado en que se expone la evolución histórica de la comarca, en este caso la de la Alcarria.



Vemos junto a estas líneas algunos de los gráficos en la obra contenidos, como es el plano de la gran iglesia de Alcocer (la catedral de la Alcarria) y los signos lapidarios que aparecen en la fachada del Palacio del Infantado de Guadalajara.


sábado, 23 de septiembre de 2017

El mito de Jadraque



José Ignacio Rodríguez Castillo: “El mito de Jadraque”. El cirujano que inoculó la viruela en el siglo XVIII”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2017. 192 páginas, ilustraciones. ISBN 978-84-17022-26-6. PVP: 20 €.

Una historia meticulosa y apasionante, la de la inoculación de la viruela, con el objetivo de salvar la vida de muchísimas personas, especialmente de los más jóvenes, en la España del Siglo de las Luces.
Este libro que ha escrito J. Ignacio Rodríguez Castillo, trata completa, de inicio a fin, la historia de la inoculación de la viruela, como método científico, en los humanos, para conseguir erradicar esta peligrosa enfermedad.
Y esa historia nace y se desarrolla a partir de Jadraque, en los inicios del siglo XVIII, y durante toda esa centuria, a través de muchos otros lugares de la Serranía de Guadalajara, fundamentalmente en torno a Majaelrayo y Valverde de los Arroyos, lugares en los que esta práctica se realizó hace ahora trescientos años.
El autor, que ya tiene en su haber una espléndida “Historia de Medranda”, hace un estudio, perfecto y muy detallado, de las personas involucradas en esta aventura científica, a la cabeza de las cuales figura don Antonio Martín Pérez, cirujano-barbero que actuó en Jadraque, poniendo en práctica la inoculación variólica, decenios antes de que Jenner consiguiera el método definitivo de la vacunación.
Una secuencia de circunstancias, históricas y sociales, que van apareciendo casi de forma novelada en este libro, fruto de una amplia y bien dirigida investigación, y de una exposición clara y entretenida.
El libro, que además de su relato minucioso se completa con numerosos documentos, ilustraciones, notas y bibliografía, le ha supuesto al autor muchos años de búsqueda, pero al final ha conseguido montar esta historia apasionante, entretenida, y que demuestra que la tierra de Guadalajara fue protagonista de uno de los más importantes avances médicos de la Humanidad, el de la vacunación antivariólica.
Consigue, además, poner en primer fila de nuestro ilustres ilustrados (valga la redundancia) a don Antonio Martín Pérez, cirujano-barbero de Jadraque, en la primera mitad del siglo XVIII, y a partir de ahora una nueva figura a recordar en la nómina anchurosa de personalidades alcarreñas y serranas.

martes, 8 de agosto de 2017

Santa Librada y lo que se esconde tras ella

Nieto Jiménez, Marcos: “Santa Librada. Lo que se esconde detrás”. Aache Ediciones, 2017. 474 páginas, numerosas ilustraciones.

En el verano de 2017, culminan los trabajos, llevados a cabo en estos últimos decenios, del investigador Marcos Nieto acerca de Santa Librada. La seriedad y meticulosidad del autor, que busca siempre temas inéditos y los documenta en el terreno o en los archivos, ha hecho que tenga una credibilidad sustanciosa en los ambientes cultos de Sigüenza y de cuantos le conocen.
En este caso, el libro [monumental en lo físico] que ahora nos presenta, es el fruto de largas y profundas investigaciones en torno a una figura del santoral cristiano, que continuamente se mezcla con la tradición popular, y que aún deviene de la más remota Antigüedad pagana. El Índice de la obra ya dice de cuan largo es el recorrido en el que busca (con lupa) las huellas de Santa Librada, y cuan amplio el territorio (toda Europa) en el que la persigue.


La Santa Librada de Astorga

Difícil de resumir, porque cada página es un dato nuevo, cada conclusión una sorpresa, y cada imagen (y las haya a cientos), una certeza. Sorprende, entre otras cosas, la amplitud de la devoción a Santa Librada por toda Europa, y la insistencia de un paradigma (la santa martirizada, la hermana de muchas hermanas, la santa crucificada, la santa barbuda, la santa patrona de los embarazos…) y la multitud de imaginería que ha generado.
En ese sentido, si importante es el contenido literario e investigativo que Marcos Jiménez aporta en este libro, aún más llamativo es el aporte de imágenes: iglesias, altares, esculturas, dibujos, piezas arqueológicas…. todas ellas mostrando a Santa Librada y sus atributos.

Un libro, en definitiva, que causa asombro, y que en Sigüenza dará “la campanada” porque son muchas las personas que se interesan por saber cada día más acerca de este tema apasionante.

viernes, 26 de mayo de 2017

El Renacimiento en Guadalajara

Herrera Casado, Antonio: “El Renacimiento en Guadalajara”. Edita Nueva Alcarria. Guadalajara, 2005. 256 páginas, numerosas ilustraciones a color. Tamaño, 21 x 30 cms. Encuadernación rústica. ISBN 978-84-96885-07-3. P.V.P.: 30 €.

En esta obra desarrolla el cronista Herrera todo su saber en torno a una época en la que Guadalajara brilló con luz propia, desde finales del siglo XV hasta bien entrado el siglo XVII. El momento en que se desarrolla el Humanismo, y a partir de él, sus conceptos filosóficos, sociales, económicos, artísticos y culturales.

El Renacimiento

Se conoce como Renacimiento al movimiento cultural y social que supone una “vuelta a lo antiguo” en el final y agostamiento de la Edad Media. Tras el largo periodo que supone la civilización teocéntrica occidental, que frena cualquier atisbo de estudio en profundidad de la Naturaleza y el Hombre, algunos espíritus tratan de volcarse hacia el conocimiento pleno y científico de estos elementos, recuperando al ser humano como centro del mundo, haciendo de él “la medida del Universo”.
Ese movimiento renacentista tiene modalidades muy diversas, según países y regiones. Nace en Italia, cerca de la más pura de las raíces clásicas, pero se extiende de inmediato por Europa.
En España alcanza su comienzo al último cuarto del siglo XV, en el que son especialmente los individuos del linaje de Mendoza, asentados en la ciudad y tierras de Guadalajara, quienes promueven su desarrollo y expansión. Don Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana; su hijo el gran Cardenal de España don Pedro González de Mendoza, y toda su numerosa descendencia, pueblan el siglo XVI de ideas, iniciativas, edificios, academias, libros y formas de entender la vida social, hasta el punto de que a ellos puede decirse debe su nacimiento primero y su gran desarrollo el Renacimiento en España.
En este libro, se aborda el fenómeno del movimiento renacentista en la provincia de Guadalajara. De tal manera que, con un planteamiento amplio, abarcador de todos los aspectos sociales y culturales, se da una idea de lo que supone el fenómeno, y los aspectos más diversos de que se reviste, hasta el punto de comprenderlo y definirlo en su totalidad, y en sus partes.

El contenido de la obra

Tras una introducción sobre El Renacimiento y la recuperación del papel del Hombre, desde presupuestos históricos, filosóficos y artísticos, aparecen estos otros grandes apartados:

Los protagonistas:
- el Marqués de Santillana
- el Cardenal Mendoza
- los Obispos seguntinos
- los Mendoza alcarreños

Las Justas y Batallas

- La guerra, emoción del espíritu
- El juego de las armas
- El poder y sus símbolos
- La heráldica afirmativa

Las Letras y los Libros: los escritores, historiadores , poetas y relatores del Renacimiento en Guadalajara: la gran Atenas alcarreña del siglo XVI.

Generalidades sobre la arquitectura renacentista (formas y estructuras,  tipologías edificables, y aportaciones decorativas).

Los grandes edificios, y fundamentalmente:

           - El Palacio del Infantado en Guadalajara
            - El Palacio de Antonio de Mendoza en Guadalajara
            - La Catedral de Sigüenza
            - El Palacio de los La Cerda en Cogolludo
            - El convento de San Antonio en Mondéjar

Los arquitectos, fundamentalmente Lorenzo Vázquez, Cristóbal de Adonza, Alonso de Covarrubias, y el grupo de canteros cántabros)

La Pintura, en Museos y altares

La Escultura, en Museos y Altares

El resto de manifestaciones artísticas: orfebrería, telas, picotas, tapices, rejas, etc.

Al final se expone la bibliografía, muy sucinta, aunque se ha usado más.

El autor, experto en la historia y sus expresiones artísticas, de este periodo, ha cuajado una gran obra, rematando de una forma amplia sus anteriores estudios monográficos sobre “El Arte del Humanismo mendocino en la Guadalajara del siglo XVI”, “La imagen del Doncel como paradigma de Escipion el Africano”, “Mondéjar, cuna del Renacimiento”, “La Capilla de Luis de Lucena en Guadalajara”, “La catedral de Sigüenza”, y “Palacios y Casonas de Castilla-La Mancha”.
La obra es algo más que un estudio de una época, de unos personajes, y de un estilo artístico. Es la manifestación clara de una época de cabal presencia de esta ciudad y su territorio en torno en el papel general de la historia y el arte peninsular. Numerosísimas ilustraciones gráficas, en forma de fotografías a color, da prestancia a este libro de gran tamaño.

El autor, Antonio Herrera Casado (Guadalajara, 1947) es doctor en Medicina y Cirugía, y en Historia de la Ciencia, por la Universidad de Madrid. Ha sido profesor (de Otorrinolaringología) de la Universidad de Alcalá de Henares, y Académico correspondiente de la Real de Historia, desde 1987. Desde 1973 es también Cronista Provincial de Guadalajara, habiendo desempeñado en ocasiones anteriores cargos de responsabilidad en instituciones públicas en relación con la edición de libros y labores de dinamización cultural.
Ha pronunciado innumerables conferencias, impartido cursos, y propiciado una intensa actividad intelectual y cultural, de investigación y divulgación, en torno al patrimonio histórico-artístico de la tierra de Guadalajara.
Es autor de ochenta títulos, en forma de libros, y miles de artículos en la prensa provincial y especializada. Uno de sus temas preferidos, de los que ha aportado en ocasiones sustanciosos hallazgos, ha sido este del Renacimiento en Guadalajara, por lo que su candidatura se consideró desde el primer momento como idónea para la realización de este trabajo que se plantea con intenciones definitivas.

jueves, 25 de mayo de 2017

Castilla y el primer Villalar de 1976

Mañueco Martínez, Juan Pablo: “Castilla y el primer Villalar de 1976”. 3ª edición. Guadalajara, 2017. Editorial AACHE. 158 páginas en tamaño 17 x 24. Fotografías. Prólogo especialmente escrito en 1980 por Miguel Delibes para la 2ª edición. ISBN 978-84-17022-16-7. P.V.P.: 15 €.

Aunque el autor la califica como novela ambientada en Villalar de los Comuneros el domingo 25 de abril de 1976, se trata de un estudio sobre el castellanismo, las Comunidades y transmite la realidad de lo ocurrido aquel día, en una jornada tensa de reivindicaciones.

En esencia consiste en el relato de cómo cuatro amigos inician un viaje desde Madrid hasta Villalar de los Comuneros, donde está anunciada para ese día una conmemoración de Padilla, Bravo y Maldonado, los comuneros de Castilla, que ha sido prohibida por el Gobierno.

Se pasa revista a lo que supuso la Revolución de las Comunidades de Castilla y a las cuestiones planteadas entonces y que aún siguen por aplicarse en el siglo XXI. En aquella ocasión, tras la llegada a Villalar, y tras romper el cerco policial, se describe lo que ocurrió en aquella jornada de silencio y metralletas sobre la campa de Villalar.


El prólogo, debido a la pluma de Miguel Delibes, es uno de los más lúcidos análisis de la situación y de las necesidades de Castilla salidos de la observación del novelista vallisoletano.