lunes, 13 de febrero de 2017

La sombra del sol

Juan Pablo Mañueco: La sombra del sol. Aache Ediciones. Guadalajara, 2017. 360 páginas, con ilustraciones. ISBN: 978-84-17022-03-7. P.V.P. 25 €.

Una obra que revela a un potente escritor, cuajado de erudición y recursos literarios, que nos traslada a un tiempo remoto y nos hace caminar en compañía de unos personajes que mezclan lo real con lo imaginario, en ambientes de hoy y de ayer. Un libro, en definitiva, en el que la definición de “realismo mágico” que el autor ha perseguido en otras obras suyas, se materializa finalmente en una contundente oferta novelada.
Los personajes son, nada menos, que el hidalgo manchego Alonso Quijano, su amigo el cura Pedro Pérez, natural de Sigüenza, y estudioso en aquella Universidad, y el escritor de novelas y piezas teatrales Miguel de Cervantes Saavedra, quien de Alcalá de Henares procede. Los tres caminan a trechos juntos, y el viaje que comienza “en un lugar de la Mancha”, les lleva por Toledo, Madrid y arriba a Alcalá, de donde parten, hacia Sigüenza, pero acabando su periplo (por el momento) en la Venta de Meco, junto a la orilla del río Henares.
En el Índice del libro ya se percata el lector de qué va el tinglado de la obra. Primera parte, “En un lugar de la Mancha”; segunda, “En un lugar de Alcalá”, y tercera (y última , por ahora) “En viaje hacia Sigüenza”. Hay una trama, que entretiene y aporta las ganas de seguir. Y hay, sobre todo, diálogos, varios, entre los protagonistas, dando al libro el sabor auténticamente cervantino del lenguaje y, sobre todo, la pauta clásica de la disquisición entre dos, enfrentando y emparejando las opiniones sobre diversos temas.
Como es un libro de Mañueco, que es fundamentalmente poeta, los poemas se suceden y salpican la obra. Tienen interés, belleza, fuerza y vienen al caso. Pero no son fundamentales.
Aporta muchas cosas este libro, pero especialmente ese olor, intenso, a realismo mágico, a la esencia de lo que es pero pudiera haber sido de otra manera, de lo que sabemos que no ha sido pero aquí se demuestra que pudo haber ocurrido. Razones documentales incluidas, evidentemente inventadas, pero con una pintura de verosimilitud. Se salpica la escena de personajes contemporáneos, y en todo caso mantiene el interés del lector a través de sus densas 360 páginas, y la admiración sincera por el subido tono literario, por el dominio de la lengua, por la elegancia de fórmulas y aconteceres.
La sombra del sol es, sin duda, el mejor libro de Mañueco, hasta el momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada